martes, 2 de mayo de 2017

LIBERTARIOS ¿QUIENES SON?

Hola a todos, hoy me he inspirado en una chica llamada Gloria Álvarez, esta chica es Guatemalteca, nacida en ciudad de Guatemala el 9 de marzo de 1985.
Como podéis comprobar una persona muy joven. Ella se dedica principalmente a las ciencias políticas, especialidad donde posee una maestría. La descubrí en uno de mis paseos virtuales por la red. Di con ella a través de una conferencia colgada en youtube, de nombre republica versus populismos.
Fue tan brillante su exposición y tan excelente su planteamiento que mereció mi atención, tanto es así que aquí en mi blog, me gustaría compartir con ustedes las impresiones que me lleve escuchándola y sobre todo mi objetivo es hacerles un especie de reflexión y análisis inspirado en lo que ella expone, no necesariamente un resumen de lo que vi u oí en su conferencia. 
Lo primero que me llamo la atención fue que por primera vez en mucho tiempo, escuche una persona joven que para empezar su interlocución y exposición, recurrió a la genealogía, tiro de la historia de América en este caso, para ilustrar su discurso.
Antes de seguir con las cosas que me han llamado la atención de su discurso o planteamiento, debería definir los objetivos del mismo.
Ella pretende en su exposición comparar los efectos perversos y nocivos del populismo tanto de derechas como de izquierdas, concretamente en sud América, continente al cual pertenece por nacimiento. Evidentemente su discurso, para mí, se puede extrapolar sobre todo a España, pero una de las virtudes de su planteamiento es que resulta bastante universal, a pesar de que se centra mucho en los problemas latino americano.
En su genealogía me atrae mucho el esquema que dibuja sutilmente y sin ningún tipo de discurso barato, entre lo que aporto España en sud y centro América, donde acabo dominando, en comparación con lo que aportaron, Inglaterra, Francia, y demás países de corte y carácter más protestantes europeos (Francia es oficialmente católica, pero su carácter es más parecido a los alemanes e ingleses, a pesar de ello), en norte América donde acabaron dominando. Me gusta porque no entra en juicios de valores, precipitados, poco racionales y hechos con mala fe, como los que había oído anteriormente que incidían en el supuesto carácter pendenciero e ignorante del pueblo español, dejando en herencia una latino América pobre beata y atrasada, para poner el acento en el momento histórico muy convulso y en plena era feudal de los españoles llegados a las Américas, cosa que me parece más racional y sensata. Para a continuación, cosa que me parece ya sublime ( porque ella pertenece claramente a la casta dominante de latino americanos, al ser descendiente de europeos y de raza blanca), destacar el carácter perverso de los propios criollos que consiguieron independizarse del reino de España, porque conociendo ya los efectos beneficiosos de las revoluciones inglesas, francesas y la ilustración, prefirieron perpetuar el modelo social injusto y racista que les daba privilegios de tipo económico y social en base a su pertenencia a la elite dominante, creando de facto unas oligarquías en cada nuevo país latino americano que se creaba y  condenando a una especie de nueva esclavitud, más sutil pero no menos cruel, a los indígenas, para así perpetuar su injusta posición de privilegios creando de facto castas que todavía perviven hoy en día. Me ha parecido muy honesto este planteamiento.
También y por último, en el tema histórico, me ha agradado sobre manera el énfasis puesto en desmontar esta visión mitificada de la América precolombina, donde ya había imperios esclavistas, clasistas y belicosos, como el maya, azteca e inca entre otros.
Sobre todo cuando cierra el bucle magistralmente, diciendo que por ello a Hernán Cortes y cia no les costó demasiado dominar a pueblos ya acostumbrados a ser dominados de forma piramidal y por elites.
Una vez concluye con esta explicación histórica muy acertada a mi juicio, comienza su explicación o disertación sobre porque después de tantos años de independencia, América latina todavía sigue perpetuando modelos que no funcionan, no erradican la pobreza endémica, no consiguen despegar tecnológicamente y socialmente.
Allí una vez más, esta brillante, porque se dedica a desmontar estas ideas tan manidas de que es por culpa de los yankees y de su sistema neo liberal e imperialista que los mantiene subyugados, amén de la antigua dominación española y sus perniciosos efectos.
Ella concluye que más bien y coincido totalmente con ella, es culpa de los populismos tanto de derechas como de izquierdas, que más que mirar por su pueblo, lo ha sumido en un perpetuo estado de victimismo y fatalismo, que se ha vuelto endémico y actúa de facto como un factor clave en el inmovilismo latino americano y por lo tanto su falta de progreso.
Como ejemplo comparativo, pone en solfa el caso de Japón, un pueblo el japonés, que pasó de un régimen feudal e imperialista y por dos bombas atómicas, para una vez derrotado pasar en pocos años, a ser uno de los motores de la economía mundial. Aquí según ella observa y yo comparto, más que ninguna otra consideración, está el factor humano y el carácter japonés muy alejado del victimismo y fatalismo, destacando en su carácter más bien el orgullo del trabajo bien hecho y las ganas de contribuir a su sociedad, gracias a unos valores éticos muy particulares.
También me gusta, que en su discurso, más que entrar en tecnicismos aburridos del porque sería mejor un régimen liberal, que uno más estatal e intervencionista, entra en una valoración casi filosófica de porque uno el liberal, que ella defiende, es mejor que el otro.
Su análisis nos lleva a concluir que el perfil del populista de izquierdas, suele provenir de estratos de la sociedad más populares y por ello, una vez que alcanza el poder, pone todo el énfasis en hablar en nombre del pueblo y en ejercer lo que ella viene a llamar un falsa filantropía, que consiste básicamente en regalar o gastar dinero público en hacer pequeños regalos como bolsas de comida y cosas por estilo, para de esta manera comprar la confianza y el voto de la gente. Luego se dedican básicamente en repartir la miseria de forma equilibrada, de forma que al final acaba toda la gente igual de pobre y dependiente del estado para cubrir buena parte de sus necesidades, cuando el estado populista de izquierda se da cuenta de que su política es un desastre, ya de forma consciente se dedica a mantener de forma tozuda su política, porque se da cuenta de que un pueblo pobre y necesitado, siempre va a necesitar del estado( de la religión, iglesia) para tener sus necesidades básicas aseguradas y por lo tanto el populista y su gobierno se van a poder perpetuar en el poder. Porque, y esto es totalmente mío, un dictador populista de izquierda nunca va a dejar el poder, porque se ha auto convencido de que mejor un mal gobierno de izquierdas, que uno de derechas, aunque este lo hiciera mejor. Están tan convencidos de su superioridad moral, de que ni se plantean que los de derechas o una política más liberal, podría ser más beneficiosa. En este punto, se parecen mucho a los poderes teocráticos de corte cristiano o musulmán.  Porque ambos poderes nacieron en el seno del pueblo raso y no de las elites dominantes, así que al provenir de abajo, hay una obsesión por crear las bases de un pueblo muy homogéneo y horizontal, supuestamente igualitario. Supervisado por una elite, que sirve como vigilante, para que nadie se desvié de la ortodoxia del sistema.
Los populistas de derechas sin embargo suelen provenir de la burguesía, de las elites dominantes en general. Por lo tanto en cuanto cogen el poder, suelen prometer y jurar que van a aplicar medidas liberales, tanto en la


economía, sobre todo en ella, como en la sociedad en general.
Para luego, una vez instalados en el poder, empezar a privatizar como habían prometido casi todas las estructuras públicas, pero y allí es donde llega el engaño, en vez de abrir de verdad y libremente el concurso para ver quién o quienes se hacen cargo del negocio eléctrico, por poner un ejemplo, amañan el concurso, para que el negocio recaiga siempre en gente que les son afines, o sea amigotes o gente que ya pertenece a la elite o alta burguesía.
De esta forma, en apariencia tenemos un gobierno liberal, moderno y de derechas, pero que en realidad, se parece más a una organización de corte monárquico, donde la nobleza, miembros del partido o afines a él, se reparten el poder político y el dinero entre ellos, sin que el pueblo del que tanto alardean ayudar, se quede ni con las migajas del beneficio.
Estos populistas utilizan mucho el truco del orgullo nacional y tiran mucho de la identidad nacional, para disfrazar del traje de patriota, sus negocios turbios, que además muchas veces implican a potencias extranjeras, vendiendo el país y sus estructuras al mejor postor, siempre que les deje sustanciosos beneficios económicos, por lo tanto de patriotas no tienen nada.
De hecho los populistas de derechas, suelen ser mucho menos patriotas que los de izquierdas, pues estos al provenir de las elites están más acostumbrados a mirar a lo grande y no les da miedo salir de sus fronteras, porque desde siempre, el noble o el rico se ha aliado con extranjeros de su misma condición económica y social para hacer negocios. Sin embargo los de izquierdas siempre miran más a lo pequeño y para dentro de sus fronteras.
En esto último la gente anda muy equivocada, por ejemplo, tildan a los gobiernos Nazi y fascista italiano de los años treinta y cuarenta, de derechas, cuando eran movimientos comandados por gentes que provenían del proletariado y de las capas bajas de la sociedad, por ello eran tan patriotas y racistas, porque enfocaban todo de una forma muy simple y para dentro de sus fronteras, a pesar de la expansión territorial que ambas partes metieron en escena, pero esto es por otras razones, que ahora no me da tiempo a explicar. De hecho si alguien lee “mein kampf “se dará cuenta que Adolf Hitler era muy de izquierdas, de hecho marxista en muchos de sus planteamientos al principio, luego vienen otras variantes y otros detalles y matices muy importantes que explican los acontecimientos posteriores, pero esto daría para otro artículo.
Bueno, en definitiva y para ir concluyendo, ella quiere explicar que según sus planteamientos, nunca se ha dado todavía un verdadero gobierno liberal, o actualmente no hay ninguno.
Según ella, tampoco el actual Estados unidos, sería un gobierno liberal de verdad.
Yo, a todo su discurso solo le veo una tara, y es que para aplicar lo que ella pretende, habría que partir de cero, habría que hacer tabula rasa.
Porque creo que en todo su análisis, no tiene en cuenta que si ella misma o un gobierno de su tendencia política alcanzara el poder, les costaría mucho poder aplicar sus medidas, porque la gente y las élites seguirían estando allí, hay hábitos y costumbres que cuestan de erradicar, el hombre sigue siendo el hombre, su discurso solo se podría aplicar en una sociedad educada para ello, en unas generaciones de personas que ya crecieran con estos valores necesarios para poder alcanzar a gobernarse a sí mismos de una forma casi autónoma como ella predica. Ella necesita a un pueblo totalmente emancipado, cosa que está lejos de ocurrir en sud América. Solo Europa estaría hipotéticamente más o menos preparada, para en un futuro más o menos lejano, desde luego no ahora, sobre todo la Europa del norte, para poder construir un estado tan liberal, donde el gobierno solo actuaria de arbitro y nada más. Un estado donde la gente, en una especie de anarquía mercantil ideal, compitiera de forma sana y sensata en perfecta deportividad.
Difícil lo veo, pero por soñar que no quede ¡viva las utopías! Así se empieza a cambiar las sociedades y a la gente, soñando con un mundo mejor, haremos un mundo mejor.
Un saludo y hasta la próxima.



No hay comentarios:

Publicar un comentario